Artículos Médicos

Trasplantes de órganos o tejidos en tiempos de covid 19.

Ahora que tenemos tiempo suficiente en casa para leer y aprender temas nuevos quiero aprovechar que la gente está más conciente del valor de la salud para intentar sensibilizarlos con el tema de donación. Es muy fácil y gratuito ser donador, solo entra a la página de CENATRA (centro nacional de trasplantes) y llenas tus datos básicos como nombre, Ciudad, CURP, email y fecha de nacimiento. Te enviarán una tarjeta con un folio y esa tarjeta es tu autorización para donar. Llévala siempre contigo en la bolsa o la cartera pero además de eso avísale y recuérdale siempre a tu familia que eres donador para que en el momento de tu muerte lo recuerden y autoricen con mayor facilidad.

La donación de órganos es un acto voluntario, generoso y altruista que permite darle una gran oportunidad de vida a personas enfermas. Tristemente en estos tiempos de pandemia el programa de trasplantes en México está temporalmente suspendido ya que los receptores tienen mucho mayor riesgo de infectarse gravemente por covid 19 por los inmunosupresores que deben de utilizar de por vida.

Aún cuando por el momento no se realicen los trasplantes, si es importante que la gente conozca mejor la información al respecto:
Existen donaciones de gente viva siempre y cuando sean compatibles o bien de gente con muerte cerebral.
Se puede hacer trasplante cruzado en caso de no ser compatible con un familiar o amistad, realizando donaciones a personas desconocidas pero compatibles. Se calcula que del total de donación de órganos, el 90% es de gente viva y sólo 10% de personas muertas.

Las personas que necesitan una donación son niños y adolescentes que nacieron con alguna enfermedad o la adquirieron durante su infancia. También lo necesitan jóvenes, adultos y mayores. Muchos mueren estando en la lista de espera.

El 26 de septiembre se celebra el día nacional del trasplante. No solo ese día sino todos los días debemos fomentar la donación.
Quitar los mitos de la venta de órganos y otros que pueda tener la gente por falta de información.

Puede donar cualquier persona ayudando a 8 personas a salvar o mejorar su calidad de vida
En México hay aprox 23 mil personas en lista de espera
Y en mexico solo se concretan alrededor de 600 donaciones al año.

En México los trasplantes son una realidad tanto en hospitales públicos como privados. No son experimentos, se realizan con médicos expertos en el tema. Córnea y riñón es lo que más se necesita y tiene mucha relación con las enfermedades degenerativas que tiene un porcentaje elevado de la población mexicana como diabetes e hipertensión. En México se hace aproximadamente un total de 7 mil trasplantes al año.
Los trasplantes que más se realizan en nuestro país son córnea y riñón gracias a la organización de CENATRA quien coordina toda la logística con aeropuertos, tripulantes, hospitales, médicos y pacientes. Aproximadamente se realizan más de 4 mil trasplantes de córnea al año.

La insuficiencia renal se da principalmente por enfermedades crónicas como la diabetes e hipertensión que son dos problemas muy comunes en nuestro país. De ellos 8 de cada 10 tal vez ni siquiera saben que tienen insuficiencia renal. Para riñón hay 16 mil personas en espera, y cada año se suman otras mil personas que están esperando un donador de cadaver ya que no cuentan con donador vivo. De ellos la mitad llegan a morir en ese año esperando ser trasplantados. La sobrevida y la calidad de vida un paciente que es trasplantado de riñón es mucho mayor que los que requieren el uso de diálisis peritoneal o hemodiálisis. El paciente trasplantado debe usar immunosupresores toda su vida.

No se puede realizar Donación o trasplantes en cualquier hospital, tienen que tener permiso de Cofepris. En la ley se establece cuáles son los hospitales autorizados por SSA.
Así que si surge un donante en un estado, los coordinadores de donación identifican quienes tiene muerte encefálica y se inicia el protocolo para certificar la muerte encefálica por medio de estudios. Luego se inician los estudios y requisitos sociales, sanitarios, médicos, administrativos, familiares y legales. Y si se completa todo se verifica en qué estados tiene receptores adecuados.

Somos unos 125 millones de mexicanos y menos de 100 mil personas se inscriben en la lista de donadores… ahora que están tan interesados en cifras y números por el covid, abran los ojos a otra enfermedades que matan a miles de personas y que podríamos evitar si donáramos.
Piensa que tu o tu familia podrían ser parte de esa lista de espera.

Cada donador puede salvar la vida de 8 personas, ya que de cada uno se obtiene:
Un Corazón
Dos pulmones
Dos riñones
Dos córneas
1 Páncreas
1 Higado

En USA el 95% de las personas están de acuerdo en la donación de órganos pero solo el 5% realmente dona al final de su vida.

En México solo 5 de cada millón de personas están inscritas en el programa de donación.
Comparando con otros países de latino America que tienen 17 por cada millón

En 2018 se hicieron aprox 7600 trasplantes

Que hermoso que al momento de tu muerte puedas ayudar a tantas personas. Tu puedes trascender en otros al morir y no solo ayudas al paciente sino a toda su familia para que sean más felices al ver saludable a su ser amado.

Recuerden que aunque existan muchos donadores nunca se terminara la lista porque día con día hay nuevos enfermos.

Desafortunadamente no todos pueden ser donadores, verifica tus condiciones de salud para saber si eres candidato o no.
Debe haber muerte encefálica para donar órganos. Es decir cuando el cerebro pierde su vitalidad mientras el corazón sigue funcionando y enviando oxígeno a todo el cuerpo.
Si muere de paro cardíaco solo pueden donar tejidos NO órganos porque para órganos necesitamos que siempre estén oxigenados.

Escribo esta información con la mejor intención de fomentar la cultura de donación de órganos y por supuesto siendo donadora de órganos y convencida del programa en nuestro país.

Dra. Verónica Rembis Sáinz

 

Actualización del tratamiento de embarazadas con covid 19

UptoDate del 09 de abril: Evidence Based Clinical Decision Sopport

¿Las mujeres embarazadas son más susceptibles a COVID-19 o tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19?

No, los datos disponibles limitados sugieren que las mujeres embarazadas no tienen un mayor riesgo de un curso clínico grave de COVID-19 en comparación con las personas no embarazadas de edad similar, y la mayoría de las pacientes embarazadas infectadas se recuperan sin tener que dar a luz. En las mujeres embarazadas que desarrollan neumonía por COVID-19, estos datos iniciales muestran aproximadamente la misma tasa de ingresos a la unidad de cuidados intensivos que sus contrapartes no embarazadas. No ha habido muertes maternas en las series de casos reportados, pero existen informes anecdóticos de muerte.

¿COVID-19 aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo?

Sí, las mujeres infectadas, especialmente aquellas que desarrollan neumonía, parecen tener una mayor frecuencia de trabajo de parto prematuro, ruptura de membranas antes del parto, parto prematuro, preeclampsia y parto por cesárea por seguimiento anormal de la frecuencia cardíaca fetal, lo que probablemente esté relacionado con una enfermedad materna grave.

¿El SARS-CoV-2 cruza la placenta?

No hay evidencia definitiva de que el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) atraviese la placenta e infecte al feto; sin embargo, se han reportado algunos casos de posible infección en el útero. Estos pueden haber sido resultados positivos falsos o la adquisición de infección poco después del nacimiento. Los informes de infección por COVID-19 en el recién nacido generalmente han descrito enfermedad leve.

¿Cómo se puede modificar la atención prenatal para disminuir el riesgo de contraer COVID-19?

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal apoyan la modificación de los protocolos tradicionales para las visitas prenatales para limitar el contacto de persona a persona y, por lo tanto, ayudan a prevenir la propagación de COVID-19. Las modificaciones deben adaptarse a los embarazos de riesgo bajo versus alto (p. Ej., Gestación múltiple, hipertensión, diabetes) y pueden incluir telesalud, lo que reduce el número de visitas en persona, el tiempo de las visitas, las pruebas de agrupación (p. Ej., Aneuploidía, diabetes, infección detección) para minimizar el contacto materno con otras personas, restringiendo las visitas durante las visitas y las pruebas, el tiempo de los exámenes de ultrasonido obstétrico indicados y el tiempo y la frecuencia del uso de pruebas sin estrés y perfiles biofísicos.

¿Deben evitarse las dosis bajas de aspirina en mujeres embarazadas con COVID-19?

La preocupación por los posibles efectos negativos de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) surgió por informes anecdóticos de unos pocos pacientes jóvenes no embarazadas que recibieron AINE (ibuprofeno) temprano en el curso de la infección y experimentaron una enfermedad grave. Sin embargo, no ha habido datos clínicos o poblacionales que aborden directamente el riesgo de los AINE. Para los pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19 para quienes está indicada una dosis baja de aspirina (p. Ej., Prevención de preeclampsia), ACOG sugiere un enfoque individualizado para la continuación versus la interrupción. Por ejemplo, la profilaxis preeclampsia continua probablemente no valga la pena en pacientes con enfermedades graves o críticas o en el corto plazo.

¿Deben evitarse los glucocorticoides prenatales en mujeres embarazadas con COVID-19?

Para la población general, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan evitar los glucocorticoides en personas con COVID-19 positivo porque se han asociado con un mayor riesgo de mortalidad en pacientes con influenza y un aclaramiento viral tardío en pacientes con enfermedades respiratorias de Oriente Medio síndrome de coronavirus (MERS-CoV) infección. Sin embargo, los CDC no han abordado el uso de glucocorticoides prenatales para reducir la morbilidad y mortalidad neonatal del parto prematuro.

Debido a los claros beneficios de la administración prenatal de betametasona entre 24 + 0 y 33 + 6 semanas de gestación en pacientes con riesgo de parto prematuro dentro de los siete días, ACOG continúa recomendando su uso para indicaciones estándar a pacientes embarazadas con sospecha o confirmación de COVID-19 . Sin embargo, para pacientes embarazadas con sospecha o confirmación de COVID-19 a las 34 + 0 a 36 + 6 semanas de gestación y con riesgo de parto prematuro dentro de los siete días, los beneficios para el recién nacido son menos claros, y ACOG ha aconsejado no administrar un curso. de betametasona a dichos pacientes.

TRABAJO Y ENTREGA

¿Es el COVID-19 materno una indicación para un parto por cesárea?

No, COVID-19 no es una indicación para alterar la ruta de entrega. Incluso si se confirma la transmisión vertical a medida que se informan datos adicionales, esto no sería una indicación para el parto por cesárea, ya que aumentaría el riesgo materno y sería poco probable que mejore el resultado del recién nacido.

¿Debería posponerse la inducción planificada del parto o cesárea de mujeres asintomáticas durante la pandemia?

No, en mujeres asintomáticas, las inducciones de parto y cesáreas con indicaciones médicas apropiadas no deben posponerse ni reprogramarse. Esto incluye inducciones de 39 semanas o partos por cesárea después del asesoramiento del paciente.

¿Cómo se debe manejar el dolor de parto en mujeres con COVID-19?

Generalmente se prefiere un anestésico neuroaxial a otras opciones para el tratamiento del dolor de parto porque proporciona una buena analgesia y, por lo tanto, reduce el estrés cardiopulmonar por el dolor y la ansiedad. Además, está disponible en caso de que se requiera una cesárea de emergencia, lo que evita la necesidad de anestesia general. La Society of Obstetric Anesthesia and Perinatology (SOAP) sugiere considerar suspender el uso de óxido nitroso para la analgesia laboral en pacientes con COVID-19 confirmado o sospechado debido a datos insuficientes sobre la limpieza, el filtrado y la posible aerosolización de los sistemas de óxido nitroso. También instan a la consideración de limitar el uso de analgesia intravenosa controlada por el paciente debido al riesgo de depresión respiratoria.

¿Puede una pareja / persona de apoyo asintomática asistir al parto y al parto?

Las prácticas varían según la institución. Como mínimo, la persona de apoyo debe ser examinada de acuerdo con las políticas del hospital, y aquellos con cualquier síntoma compatible con COVID-19, la exposición a un caso confirmado dentro de los 14 días, o una prueba positiva de COVID-19 dentro de los 14 días no deben ser evaluados. permitido asistir al parto y parto. La mayoría de las instalaciones reconocen que una persona de apoyo es importante para muchas mujeres trabajadoras y permiten una persona de apoyo que debe permanecer con la mujer trabajadora (no puede salir de su habitación y luego regresar). Personas de apoyo adicionales pueden ser parte del trabajo de parto y entrega del paciente a través de video.

¿Cómo se debe evaluar al bebé?

Si la madre es sospechosa de COVID-19 pero no se realizó una prueba de SARS-CoV-2 o está pendiente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han informado que el bebé no es un sospechoso de COVID-19. Sin embargo, si la madre ha conocido COVID-19, el bebé es un sospechoso de COVID-19 y debe analizarse, aislarse de otros bebés sanos y cuidarse de acuerdo con las precauciones de control de infección para pacientes con COVID-19 confirmado o sospechoso.

¿Debería la madre con COVID-19 ser separada de su bebé?

Los CDC aconsejan a los centros de atención médica que determinen si se debe separar a una madre con COVID-19 conocido o sospechado y a su bebé caso por caso, considerando factores como la condición clínica de la madre. La separación es innecesaria si el resultado de la prueba de SARS-CoV-2 del bebé es positivo. Si se indica la separación (la madre toma precauciones basadas en la transmisión) pero no se implementa, se deben utilizar medidas para reducir la posible transmisión de madre a hijo (por ejemplo, barreras físicas, separación madre-bebé ≥6 pies, uso materno de equipo de protección personal e higiene de manos, uso de un adulto sano para el cuidado infantil).

¿La leche materna puede transmitir SARS-CoV-2?

Se desconoce si el SARS-CoV-2 puede transmitirse a través de la leche materna. El único informe de prueba no encontró virus en la leche materna de seis pacientes.

¿Qué precauciones deben tomar las madres con COVID-19 confirmado o sospechoso durante la lactancia?

La transmisión de gotitas de una madre infectada a su bebé podría ocurrir a través del contacto cercano durante la lactancia. Para minimizar el contacto en la dirección, idealmente, el bebé debe ser alimentado con leche materna extraída por un cuidador sano siguiendo las precauciones de higiene hasta que la madre se haya recuperado o no esté infectada. En tales casos, la madre debe usar un lavado de manos estricto antes de bombear y usar una máscara durante el bombeo. Si este enfoque no es posible, las madres deben tomar precauciones para evitar la transmisión al bebé durante la lactancia (incluida la higiene de manos asidua y el uso de una máscara facial).

¿Pueden las mujeres posparto con COVID-19 tomar AINE para analgesia posparto?

La preocupación por los posibles efectos negativos de los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) surgió por informes anecdóticos de unos pocos pacientes jóvenes no embarazadas que recibieron AINE (ibuprofeno) temprano en el curso de la infección y experimentaron una enfermedad grave. Sin embargo, no ha habido datos clínicos o poblacionales que aborden directamente el riesgo de los AINE. Dada la ausencia de datos, la Agencia Europea de Medicamentos y la Organización Mundial de la Salud no recomiendan evitar los AINE cuando esté clínicamente indicado. Dada la incertidumbre, sugerimos usar acetaminofeno como el agente analgésico preferido, si es posible, y si se necesitan AINE, se debe usar la dosis efectiva más baja.